Critica de «La Golondrina», un emotivo planning en el Teatro Infanta Isabel.

             
La Golondrina

Carmen Maura y Féliz Gómez, un tándem interpretativo soberbio que hacen volar la emoción en "La Golondrina"

El regreso de Carmen Maura a los escenarios ya de por sí es un reclamo imprescindible para interesarse por «La Golondrina», pero adicional a ello, la actriz no solo da un soberbio golpe interpretativo, sino que su compañero de escena, Félix Gómez, es un partener excepcional. Juntos complementan e interpretan una historia de amor cargada de emotividad que debate y reflexiona en torno al odio, el horror y el terrorismo que puede verse hasta el 5 de mayo en el Teatro Infanta Isabel de Madrid.

El texto escrito por Guillem Clua y dirigido por Josep María Mestres es impresionante, imponente e imprescindible. «La Golondrina» es un planning teatral extraordinario que llena desde su estreno las butacas del madrileño Teatro Infanta Isabel. Porque no solo trae de vuelta a los escenarios a la gran Carmen Maura, sino que presenta a un maduro (interpretativamente hablando) Félix Gómez – qué ojito con él. Es un diamante absoluto – y sin ambas piezas «La Golondrina» no tendría el embrujo emocional trabajado y que transfiere al patio de butacas éste soberbio tándem actoral.

Porque el hilo que teje esta historia es un camino por la emoción a corazón abierto. Porque «La Golondrina» no solo presenta a dos personajes aparentes dispares, Amelia, una profesora de canto, y Ramón, un chico serio e insistente en aprender canto para cantar en el memorial homenaje a su madre fallecida. Pero no todo resulta ser cómo se presenta. De hecho, lo que llena de veracidad el texto es la naturalidad de su desarrollo y de cómo, a pesar de no ser tremendamente sorprendente si algo lees previamente sobre la obra, te atrapa y no te suelta hasta la última nota.

«La Golondrina», una canción al amor

El amor fraternal y el amor romántico se dan a mano para hacer de «La Golondrina» un himno. Una canción llena de significado para ambos personajes y que servirá para presentar la verdadera relación entre ambos.  

A través de los tajantes diálogos que manejan, Amelia y Ramón profundizan en la libertad sexual y las distintas formas de querer, al tiempo que van desgranando su pasado, marcado por un atentado terrorista de signo islamista. Esto provocará un duro enfrentamiento entre ambos personajes, pero uniendo también sus destinos para siempre.

Tanto Carmen como Félix están impresionantes. Porque se mueven entre un silencio de carácter incómodo y palabras que traviesan. Porque son dos bestias actorales que sobre el escenario se sirven en cuerpo y alma para contagiar una apabullante carga emocional.

En definitiva, «La Golondrina» es un texto magnánimo que dice así: Es la golondrina que llega a su hogar. Es la golondrina que vuelve a volar. Es la golondrina que un día se fue y te vuelve a besar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: